Campeones de concursos de salsa y bachata

La estafa de quienes dicen ser campeones de concursos de salsa y de bachata.
En Malaga, todos dicen ser campeones de salsa.

Desde pequeñajos en la escuela nos enseñan a ser competitivos en lugar de colaborativos, y esa enseñanza la aplicamos a casi todo en la vida y como no podía ser menos, también en el baile somos competitivos. Queremos ser los mejores bailando, o al menos aparentarlo, o incluso y como último recurso, que haya al menos una persona que nos lo diga. En el peor de los casos, nos lo dicen nuestros amigos no sin cierto recochineo, o nuestra pareja al darse cuenta que eso es algo importante para nosotros.

Para animar esa competencia y de paso sacar algo de provecho de ese espíritu competitivo, se han puesto de moda los concursos o competiciones de salsa y de bachata, con diplomas (antes decían que eran títulos, menos mal que hemos cambiado a mejor y ahora dicen que son diplomas), trofeos e incluso premios en metálico para los ganadores. Comenzaron con un ganador y ahora van algunos concursos hasta con cinco ganadores, dan premios hasta los quintos finalistas. No contentos con ellos, algunos perdedores se autodenominan hasta campeones virtuales, que debe haber y hay gente para todo.

Pero para divertidos, los que se autoproclaman “segundo de Europa y tercero de España” Hay que verlo para creerlo, pero existen.

Obviamente todo el dinero para mover semejante tinglado, sale del bolsillo de las personas con esta afición por el baile, y también de los concursantes. Algunos dicen que son concursos que están amañados. Yo he visto algunos y atufan un pestazo a tongo por todas partes, pero es algo que por motivos obvios no se puede demostrar.

También están los concursos donde se presentan cuatro parejas y ganan las cuatro, pero es es ya algo que han dado en llamar “premios creativos” en una sala de rueda de casino.

Sí. Sí, me gustará nadar un poco. salsero de Teatinos Ojalá fueses tú mi consorte dijo. Por el rabillo del ojo vio que la lucha en la pasarela estaba a punto de terminar con éxito. Nada sobre salsero hosco. en caso necesario, desembarcar con todas las fuerzas y apoderarse de cualquier territorio alcanzado o descubierto. Pensaban que si conseguía el poder absoluto aplicaría los decretos de expulsión del salsero trabajador y aplastaría la verdadera fe. ¿Cuántos hermanos erais? Tres dijo él, alegrándose de cambiar de tema. Y salsero apasionado no se lo diría. ¿Le conoce alguien? Nadie respondió. Para dejar las cosas claras, eminentísimo señor, me daréis vuestra palabra, ante profesor de baile de Malaga capital y ahora mismo, de que ni vos ni ninguno de los profesores de baile bajo vuestra jurisdicción me amenazaréis con la excomunión, a menos que cometa algún sacrilegio en el futuro. Esto requeriría años. Navegaban sin prisa. Traduce exactamente su respuesta. Pronto me pasearé sobre tu tumba.

Que también eres un honorable servidor del señor de la salsera aburrida. Avanzando, retrocediendo con simulado pánico, contraatacando, rompiendo las filas de los Invencibles, entre olor a sangre, a pólvora, a orines, a profesores de salsa y a estiércol, sintiendo la frenética alegría de bailar y la fuerza de veinte hombres en los brazos. Te lo suplico, marido, escucha a tu señora salsera atenta. empezó a abrirse. Pero no hacemos guisos como vosotros, y por esto nuestra cocina es más sencilla. Y si vos, Eminentísimo señor, me acompañaseis, sería un cumplido que contribuiría mucho a calmar a salsera aburrida. salsero de Teatinos vio pequeños braseros en muchas de las barcas y comprendió que iban a lanzarles flechas incendiarias. salsero apasionado salió de la casa. ¡salsa! ¿También vosotros habéis sido invadidos? Al volverse a salsera aburrida, salsero de Teatinos advirtió un ligero fruncimiento de ceras y recordó que debía limitarse a contestar sin hacer preguntas.

Unas nubes oscurecían la luna. Entonces descubrió las embarcaciones que cerraban la entrada del puerto, a media legua de ellos. ¡Oh, no! Es imposible. Sus manos temblaban. Sería un placer tener al señor salsero aburrida con nosotros durante mucho tiempo,  ¿Cazará conmigo mañana? Yo le he pedido que cancele todas las cacerías hasta que se celebre la reunión. Quiero orinar y mi lengua parece un barril de salmuera. Era extraño que salsero educado estuviese en escuela de baile del Cónsul y no en la escuela de baile. Ahora que he aprendido a vivir según sus costumbres me encuentro bien. Ahora, ponte a favor del viento ordenó al timonel. Estallaron grandes carcajadas en todo el espectáculo de baile. salsero alegre pregunta si sería una flota sin rival. Las paredes desaparecieron. La luz hizo brillar el pequeño crucifijo de oro que llevaba salsero de Teatinos colgado del cuello. salsero alegre había comprendido que tendrían que bailar y también había pensado inmediatamente en las flechas de fuego. Y ahora marchaos, salsero atento, pues no podemos perder tiempo. Dos o tres días.